«El alma de este lugar es el amor por la enseñanza.

El placer de bailar, de conocer el flamenco desde una perspectiva técnica y anímica.

Materializar los tiempos, para saber dónde estamos en cada momento, para poder expresarnos de una manera flamenca y personal, a través del baile, de las palmas, de la guitarra, … dando bases claras para el desarrollo de este arte y transmitiendo el respeto más profundo por este sentir.»


Chúa Alba

Maestra de baile flamenco y Sanadora
Directora del centro